top of page
  • Clare Murray

Queridos Reyes Magos: La carta de deseos navideños de una traductora científica

Érase una vez en Escocia, cuando mis cuatro hermanos y hermanas y yo éramos unos chiquillos y unas chiquillas, siempre escribíamos una carta a Papá Noel con todos nuestros deseos navideños. Imaginábamos que las palabras se colaban mágicamente por la chimenea y nos íbamos a la cama para soñar con muñecas Sindy, figuras de PLAYMOBIL, LEGO espacial y bicicletas, haciendo planes secretos para despertarnos el uno al otro a una hora absurda la mañana de Navidad.


Una niña escribe una carta a los Reyes Magos al lado de un árbol de Navidad.

Avanzamos unos años y ahora soy traductora científica autónoma y vivo en España. La lista de deseos puede haber cambiado, pero la ilusión por la Navidad aún perdura. Así que aquí está mi carta de 2023 a los Reyes Magos, escrita desde Granada. ¡Que comiencen los deseos navideños de una traductora científica!


Mis Queridos Reyes Magos:


¡Felices fiestas! Espero que estén disfrutando de la época navideña. Mis clientes aseguran que este año me he portado de maravilla, trabajando duro para traducir sus artículos científicos y corregir sus textos académicos como una campeona. Así que, redoble de tambores, por favor. Aquí está mi lista de deseos navideños para darles su toque mágico.

 

La salud es lo primero

Antes de adentrarme en el reino de lo material, permítanme pedirles el regalo definitivo: una pizca de magia de buena salud para mantener niveles máximos de motivación y productividad. Una fiesta alegre necesita una anfitriona sana.


Base de datos mágica de términos

Google es genial y todo eso, pero imagínense un tesoro repleto de cada término científico y académico concebible, perfectamente organizado en una única base de datos por disciplina, uso y contexto. Un rico filón de terminología científica disponible con sólo pulsar un botón. Uno, por favor.


Reloj de congelamiento temporal

En el mundo de la traducción científica autónoma, el tiempo es oro y nunca sobra. Por ello estoy soñando con un reloj que, con solo darle un toque, detenga temporalmente el tiempo cuando se avecinan los plazos de entrega, se acumulan los artículos o, simplemente, ¡me apetece ir de tapas!


Un pase de gimnasio

Como traductora científica autónoma que trabaja desde casa, paso un montón de horas sentada. Estas horas sedentarias se me escapan cuando me pierdo entre pensamientos y palabras. Por eso me vendría muy bien un pase para el gimnasio que incluyera, como mínimo, una clase diaria de Zumba. Las clases de abdominales y Body Pump son opcionales. Pero si quieren incluir un entrenador personal holográfico para mantenerme en forma, no me quejaré.


El mejor ratón del mundo y su alfombrilla

El mejor ratón del mundo y su alfombrilla serían el regalito perfecto y una gozada ergonómica para mis interminables clics y desplazamientos. Ah, y mis queridos reyes, ya que estamos en el tema de lo interminable, también me gustaría un suministro inagotable de pilas, por favor.


Pasaporte del académico

Pocos regalos pueden rivalizar con la utilidad de un pasaporte del académico, que otorga acceso ilimitado, sin restricciones y gratuito a todas las revistas científicas y académicas en inglés. Sí, a todas ellas (¡esto podría incluso ahorrar más tiempo que el reloj!) Así que, por favor, usen su magia queridos Reyes Magos y vean lo que pueden hacer.


Hada correctora

Piensen en Campanilla, pero con un perfecto dominio del inglés y el toque mágico para espolvorear polvo de hadas en los detalles más nimios. La capacidad de preparar el café con leche de soja perfecto y un refrescante té verde helado de verano sería un exquisito extra a sus talentos de hada.


Un MS Windows siempre iluminado

Sé que es pedir mucho, pero queridos Reyes Magos, si pudieran obrar un milagro navideño y conseguir que MS Windows nunca se cuelgue, se congele, se actualice a horas intempestivas o me someta a la Pantalla Azul de la Muerte, de verdad lo apreciaría. Si no pueden conseguir eso, tal vez me conformaría con un unicornio o dos.


Suscripción a un Club de Vinos

Por último, pero no por ello menos importante, una suscripción a un club de vinos sería genial, una que haría que incluso Miles de la película Entre Copas prestara atención. Pero omite el Merlot. Por supuesto.

 

Queridos Reyes Magos, espero no estar sobrepasando los límites de sus poderes mágicos, pero si alguien puede hacer realidad mis deseos, son ustedes. He hecho un esfuerzo consciente para portarme muy bien este año, sobre todo en lo que respecta a la gramática y la ortografía y todo ese rollo.


Les deseo una temporada navideña sin estrés. Como de costumbre, encontrarán galletitas escocesas y unas copitas de whisky escocés Oban bajo el árbol.


Un saludo navideño,


Clare





33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page